bg-gradient-green

Suscríbete y recibe nuestra guía de Marketing Digital.

Digital Marketing

¿Qué se debe de tener en cuenta para realizar un plan de marketing?

En: Negocios
Tiempo de lectura: 5 minutos

Muchas empresas se encuentran realizando acciones de manera espontánea, sin tener una estrategia definida. La mayoría de las veces esta práctica encarece los costos de operación, y además, genera frustración en el equipo de trabajo. Es por esto que te vamos a enseñar cómo realizar un plan de marketing, pero para lograrlo primero debemos saber: ¿Qué es?, ¿Para qué sirve?, y, ¿Qué elementos lo componen?

¿Qué es un plan de marketing?

Un plan de marketing es un herramienta de planificación que se logra gracias al análisis de la organización, observando factores externos e internos, lo que permite definir las metas y objetivos a corto, mediano y largo plazo. De igual forma, el plan de marketing contendrá las estrategias que permitirán impactar  el nicho de mercado de forma efectiva.

Hay algo importante que debes tener en cuenta y es que toda empresa debe tener un plan de marketing, esto te permitirá determinar los clientes potenciales y sus necesidades, desarrollar productos y servicios con base en esas falencias dadas por tus usuarios, establecer los canales por donde se darán a conocer esos productos o servicios e identificar la mejor manera de comunicar tu marca.

¿Qué se debe de tener en cuenta al momento de crear un Plan de Marketing?

Análisis interno y externo de la empresa, de esta manera podrás conocer algo que se llama el FODA, que son las debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas. Por otro lado, esto te permitirá fortalecer la organización de adentro hacia fuera y poder ser una marca sólida, para luego examinar la competencia, sus productos, su comunicación, sus precios y su posicionamiento y así salir al mercado con la fuerza que necesitas para enfrentar a la competencia.

Acá necesitas hacer una investigación de los siguientes temas:

  • Entorno general: debes informarte de todo lo que pasa a tu alrededor, como la economía, la política, los temas sociales, tecnológicos y culturales, ya que esto influirá directamente en tu empresa  y lo que quieres llegar a lograr
  • Entorno del sector: qué posibles nuevas competencias pueden llegar, qué productos o servicios quieren mis clientes que el mercado no ha suplido y cuáles son los proveedores más fuertes
  • Competencia: acá ya profundizamos más específicamente en los competidores directos, su forma de comunicar, qué venden, cómo lo hacen, cómo llegan a sus clientes y cuál es su producto estrella
  • Mercado: debemos saber qué precios se manejan en el mercado, qué evolución ha tenido el producto o servicio y cuál es la tendencia a seguir

Objetivos: se desarrollan con base en los resultados arrojados en el punto anterior y se tienen que tener en cuenta los siguientes ítems para su elaboración:

  • Objetivos cuantitativos: son los que podemos cuantificar, es decir, cantidad de ventas, porcentaje de consecución de nuevos clientes y de lealtad, etc. Estos van dirigidos especialmente a la parte económica
  • Objetivos cualitativos: son los que se encargan de conseguir un mejor posicionamiento de la imagen en el mercado
  • Definir unidades de negocio
  • Zonas geográficas
  • Productos y/o servicios
  • Plazos de cumplimiento
Estrategias: definimos cómo vamos a conseguir realizar los objetivos que nos planteamos hay diferentes tipos de estrategias para poder llevar a cabo nuestro plan de marketing:
  • Estrategia de cartera: se trata de dar prioridad a la inversión de los recursos que se tienen dependiendo el grado de importancia para lograr los objetivos propuestos
  • Estrategia de segmentación: es fundamental poder definir a qué tipo de mercado nos vamos a comunicar. Entender qué costumbres tienen, edades, nivel de educación, estrato socioeconómico, cómo piensan y cómo actúan. Todo esto nos permitirá ser mucho más asertivos para lograr lo que nos hemos propuesto.
  • Estrategia de posicionamiento: en este punto nos centramos directamente en el producto o servicio que vamos a ofrecer. Se debe definir cómo queremos que el cliente perciba nuestra marca, cómo nos vamos a dar a conocer y qué tipo de lenguaje vamos a utilizar para llegar a la mente de los consumidores y que piensen en nosotros como su primera opción a la hora de elegir un producto o servicio.
Acciones, esta es la etapa operativa de todo el plan, acá empezamos a materializar el plan y poder alcanzar los objetivos fijados. En este punto realizamos las actividades que tendrán como único fin, llevar nuestro producto o servicio a la mente de todo nuestro público objetivo. Las acciones a realizar son:
  • Acciones de producto: creación o modificación de la marca, lanzamientos y desarrollo del producto
  • Acciones de precios: ofertas, promociones, descuentos o financiaciones
  • Acciones de distribución y venta: establecer en qué puntos se va a vender nuestro producto, qué canales de distribución voy a utilizar, crear fuerza de ventas e identificar a los posibles clientes mayoristas
  • Acciones de comunicación: relaciones públicas, comunicación y publicidad. Identificar todos los medios por los que puedo dar a conocer mi marca

Ejecución y medición de los resultados esto es fundamental para analizar y compararlos con respecto a los objetivos inicialmente mencionados, mirar qué se alcanzó, qué faltó, qué debes mejorar y aplicar las medidas correctoras en caso de ser necesario.

Esperamos que te haya gustado nuestra guía, con ella empezarás a estructurar tus acciones comerciales de una forma más efectiva. Si te gustó nuestro artículo compártelo con tus amigos.

Tags: Negocios

Publicado por Fernando Torres

Dejar un comentario

    También te puede interesar